Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 15 junio 2015

Hola, yo soy tu síntoma…

yo-soy-tu-sc3adntoma

Hola, tengo muchos nombres: dolor de rodilla, grano, dolor de estómago, reumatismo, asma, mucosidad, gripe, dolor de espalda, ciática, cáncer, depresión, migraña, tos, dolor de garganta, insuficiencia renal, diabetes, hemorroides, y la lista sigue y sigue. Me he ofrecido como voluntario para el peor trabajo posible: ser el portador de noticias poco gratas para ti.

Tú no me comprendes, nadie me comprende. Tú piensas que quiero fastidiarte, echar a perder tus planes de vida, todos piensan que quiero entorpecerles, hacerles daño o limitarles. Y no, eso sería un completo disparate. Yo, el síntoma, simplemente intento hablarte en un lenguaje que comprendas. Que entiendas.

A ver, dime algo: ¿Tú irías a negociar con terroristas, tocando a su puerta con una flor en la mano y una camiseta con el símbolo de “paz” impreso en la espalda? ¿No verdad?

Entonces, por qué no comprendes que yo, el síntoma, no puedo ser “sutil” y “suavecito” cuando debo darte el mensaje… Me golpeas, me odias, con todo el mundo te quejas de mi, de mi presencia en tu cuerpo, pero no te tomas ni un segundo en razonar y tratar de comprender el motivo de mi presencia en tu cuerpo.

Sólo te escucho decirme: “Cállate”, “vete”, “te odio”, “maldita la hora en que apareciste”, y mil frases que me hacen impotente para hacerte comprender. Pero yo debo mantenerme firme y constante, porque debo hacerte entender el mensaje.

¿Qué haces tú? Me mandas a dormir con medicinas. Me mandas callar con tranquilizantes, me suplicas desaparecer con antiinflamatorios, me quieres borrar con quimioterapias. Intentas día a día, taparme, sellarme, callarme. Y me sorprende ver que a veces, hasta prefieres consultar brujas y adivinos para que de forma “mágica” yo me vaya de tu cuerpo.

Y yo, cuando mi única intención es darte un mensaje, soy totalmente ignorado.

Imagínate que soy esa alarma con sirena en el Titanic, esa que intenta de mil formas decirte que de frente hay un Iceberg con el que vas chocar y hundirte. Sueno y sueno por horas, por días, por semanas, por meses, por años, intentando salvar tu vida, y tú te quejas porque no te dejo dormir, porque no te dejo caminar, porque no te dejo trabajar, pero sigues sin escucharme…

¿Vas comprendiendo??

Para ti, yo el síntoma, soy “La Enfermedad”.

Qué cosa más absurda. No confundas las cosas.

Y vas al médico, y pagas por docenas de consultas médicas.
Gastas dinero que no tienes en medicamento tras medicamento. Y sólo para callarme.

*Yo no soy la enfermedad, soy el síntoma.

¿Por qué me callas, cuando soy la única alarma que está intentando salvarte?

La enfermedad “eres tú“, “es tu estilo de vida“, “son tus emociones contenidas“, eso sí es la enfermedad. Y ningún médico aquí en el planeta tierra, sabe cómo combatir enfermedades. Lo único que hacen es combatirme, combatir el síntoma.

Callarme, silenciarme, desaparecerme. Ponerme un maquillaje invisible para que tú no me veas.

Y sí, está bien si ahora que lees esto, te sientes un poco molesto sí. Esto debe ser algo como “un golpazo a tu inteligencia”. Está bien si por ahora te sientes un poco molesto o frustrado. Pero yo puedo manejar tus procesos bastante bien y los entiendo. De hecho, es parte de mi trabajo, no te preocupes. La buena noticia es que depende de ti no necesitarme más. Depende totalmente de ti, analizar lo que trato de decirte, lo que trato de prevenir.

Cuando yo, “el síntoma”, aparezco en tu vida, no es para saludarte, no. Es para avisarte que una emoción que contuviste dentro de tu cuerpo, debe ser analizada y resuelta para no enfermarte. Deberías darte la oportunidad de preguntarte a ti mismo: ¿por qué apareció este síntoma en mi vida?, ¿qué querrá decirme? ¿Por qué está apareciendo este síntoma ahora?. ¿Qué debo cambiar en mí para ya no necesitar de este síntoma?

Si dejas este trabajo de investigación, sólo a tu mente, la respuesta no te llevará más allá de lo que has hecho años atrás. Debes consultar también con tu inconsciente, con tu corazón, con tus emociones.

Por favor, cuando yo aparezca en tu cuerpo, antes de correr al doctor para que me duerma, analiza lo que trato de decirte, de verdad que por una vez en la vida, me gustaría ser reconocido por mi trabajo, por mi excelente trabajo. Y entre más rápido hagas conciencia del porqué de mi aparición en tu cuerpo, más rápido me iré.

Poco a poco descubrirás, que entre mejor investigador seas, menos veces vendré a visitarte. Y te aseguro que llegará el día en que no me vuelvas a ver ni a sentir. Al mismo tiempo que logres ese equilibrio y perfección como “analizador” de tu vida, tus emociones, tus reacciones, tu coherencia, te garantizo que jamás volverás a consultar a un médico ni a comprar medicinas.

Por favor, déjame sin trabajo.

¿O piensas de verdad que yo disfruto lo que hago?

Te invito a que reflexiones, cada que me veas aparecer, el motivo de mi visita.

Te invito, a que dejes de presumirme con tus amigos y familia como si yo fuera un trofeo.

Estoy harto de que digas:
“Ay pues yo sigo con mi diabetes, ya ves que soy diabético”.

“Ay pues ya no aguanto el dolor en mis rodillas, ya no puedo caminar”.

“Siempre yo con mi migrañas“.
Me presumes como si yo fuera un tesoro del cual no piensas desprenderte jamás.

Mi trabajo es vergonzoso. Y te debería dar vergüenza presumirme ante los demás. Cada vez que me presumes, realmente estás diciendo: “Miren que débil soy, no soy capaz de analizar ni comprender mi propio cuerpo y mis propias emociones, no vivo en coherencia, mírenme, mírenme!”.

¡Por favor, haz conciencia, reflexiona y actúa.

Entre más pronto lo hagas, más rápido me iré de tu vida!

Atte.
El síntoma.
• Autor desconocido- Extraído de Psico Tesa

Re-Editado por: Evolucion-Ar’t

1381622_589481984447523_290356048_n

Read Full Post »

REFLEXIONES DEL AHORA

“QUEBRANTANDO EL SILENCIO”

bl

Desorientados o simplemente reorientados, una vez más, hacia la eterna promesa de la neutralidad de las instituciones, hacia la posibilidad de cambiar el rumbo del sistema, de hacerlo más amable. Nos negamos a aceptar que esta democracia tiene el timón trucado y siempre apunta hacia el mismo lugar por muchas vueltas que le des y cuando además de apuntar dispara: no hace prisioneros, tira a matar.

El poder de seducción del sistema es grande y su capacidad para crear nuevos actores en su espectáculo es inacabable. No sólo ha conseguido encauzar el descontento de mucha gente con inquietudes políticas sino que se ha superado a sí mismo: ha conseguido que aquellos desencantados que consideran que lo único que no funciona son los políticos ladrones encuentren a su nuevo paladín de la decencia encumbrado de la noche a la mañana y ni siquiera se han molestado en plantearse cómo ha sido posible esa aparición.

Es cierto que la capacidad de seducción es muy potente y cuenta con unos medios de difusión de masas que la hacen altamente eficaz. Sin embargo, no hay que menospreciar el factor miedo. Sí, ese miedo que a menudo oímos decir que “está cambiando de lado”; cosa ésta que no deja de tener su parte de verdad; pero que sigue habitando mayoritariamente en nuestro lado.

Por muchas razones diferentes tenemos grabado a fuego que la pérdida es dolor. Ese dolor nos aterra y, por tanto, cualquier posibilidad de pérdida nos da auténtico pavor. Con este miedo es con el que juegan y casi siempre ganan. En la mayoría de ocasiones la posibilidad de perder algo que ingenuamente creemos poseer, ya sea algo tan etéreo como la libertad, la seguridad vital… o algo tan material como una vivienda o un trabajo nos impide asumir el compromiso necesario para sacar adelante aquellos proyectos o tomar las decisiones en las que decimos creer o confiar.

Por eso seguimos dejando que la corriente nos arrastre, que sean otros los que decidan cómo debe ser nuestra vida. Seguimos creyendo que la utopía basta con pensarla, que para vivir ya tenemos eso que llamamos la vida real y que en esta realidad sólo es posible tratar de mejorar nuestra condición sin tener demasiado en cuenta al resto porque si lo hacemos ni siquiera podemos mejorar la nuestra.

Es la ley del posibilismo que nos imponen y aceptamos como dogma. Así seguimos asistiendo al espectáculo sin darnos cuenta que somos parte de él. Lo que sucede, incluido el teatro electoral y el posterior juego de las sillas, no nos es ajeno, estamos incluidos en él y es nuestra obligación tratar de revertir el guión de la obra porque el final está escrito y no es nada bueno. Pero no queramos cambiarlo sin salirnos del guión porque eso es imposible y una vez más… a la vista está.

Mientras el cambio de cromos se hace visible y nos distrae al tiempo que nos polariza al más puro estilo futbolero (“que si yo soy de éste y tu de aquel…”) el sistema sigue afianzando sus bases y sigue avanzando en sus planes. Basten como muestra los diversos tratados de libre comercio (o libre esclavitud si hablamos con propiedad) que andan impulsándose alrededor del mundo o, en un nivel más cercano, el apuntalamiento del yugo militarista impuesto.

Mientras tanto, parece que todo queda en suspenso a la espera de ver si se confirma la hipótesis lanzada desde los medios de información acerca de que el tiempo de la nueva política ha llegado y el poder ha sido tomado por la izquierda (signifique eso lo que signifique) y todos volvemos a replegarnos en nuestros reductos en la eterna espera del momento oportuno. Tal vez el momento oportuno sea cualquiera y éste sea tan bueno como el que más. Pensémoslo.

Hagámoslo…..

001atomo

“Casi todas las personas viven la vida en una silenciosa desesperación”
(Henry David Thoreau)

1381622_589481984447523_290356048_n

Read Full Post »

¿PORQUE ENFERMAMOS?

Por qué Enfermamos

“El estado de coherencia es la coordinación armoniosa que nos eleva a un estado en el cuál la mente y el corazón, en forma rítmica, empiezan a actuar sobre el resto del cuerpo, y el ritmo cardíaco y las ondas cerebrales empiezan a actuar en armonía, eso produce un estado físico y psíquico de tranquilidad”

Cuando pensamos, actuamos o vivimos desde el hemisferio izquierdo, el que controla nuestra vida es EL EGO; cuando nos paramos o manejamos nuestra vida desde el hemisferio derecho, es LA CONCIENCIA. Nosotros podemos elegir cuál de los dos conduce nuestra propia vida.

El ego, a través de la mente, va ayudándonos en este plano de la vida porque lo que hace es fraccionar la realidad, separar las cosas para poder discernirlas. El otro aspecto posible es que decidamos vivir desde nuestro hemisferio derecho, desde nuestra conciencia; la mente ya no actúa desde la dualidad, porque aparece una CONCIENCIA DE UNIDAD, y ahí, NO SOY, SOMOS!!!, y empezamos a sentir que SOMOS PARTE DE UNA TOTALIDAD.

El corazón es otra área neuronal de la cuál reconocemos LA INTUICIÓN. La neurocardiología descubre que la autonomía que tiene este centro neuronal alrededor del área cardíaca nos permite una manera de vincularnos con la realidad, totalmente distinta. Para este centro, lo mejor que nos puede suceder es que se encuentre en SINTONÍA con lo que llamamos EL TERCER OJO, o la unión entre los dos hemisferios. Cuando se produce este encuentro, situándonos en el hemisferio derecho, comenzamos a tener otro tipo de conciencia, pasamos a tener una CONCIENCIA DE INTIMIDAD con todos los seres.

Así es que nuestra vida es como una partida entre nuestro ego y nuestra conciencia; o el ego nos gana, o nosotros le ganamos. Cuando el ego nos gana y REACCIONAMOS EMOCIONALMENTE, se ríe y se divierte mostrándonos lo tarados que somos. Cuando le ganamos y RESPONDEMOS en lugar de reaccionar, también se pone feliz, porque él está para eso, para que aprendamos a responder en la vida en vez de reaccionar.

Por ejemplo, en una discusión con alguien, podemos REACCIONAR con AUSENCIA, “pasando” de la situación; podemos reaccionar con ANGUSTIA, sintiendo miedo, deprimiéndonos; podemos reaccionar con AGRESIÓN verbal o física; puede que ocurra de todo un poco… Paradójicamente, la conciencia queda como espectadora de esta situación.

Si es la conciencia la que toma el volante de la situación, experimentamos tres sentimientos básicos: PRESENCIA: no escapamos del problema, instalamos PAZ y por eso podemos ofrecer PERDÓN para nosotros y para el otro. Cuando uno RESPONDE desde la conciencia hay un sentimiento básico que tiene que ver con LA PRESENCIA, LA PAZ Y EL PERDÓN, cuando la CONCIENCIA toma las riendas de la vida todo lo rige EL AMOR, y cuando es EL EGO quien lo hace, todo lo rige EL TEMOR.

¿Será que la enfermedad es la consecuencia de las distorsiones que producimos en la danza de los hemisferios?

Si podemos lograr vivir desde nuestro hemisferio derecho, INTEGRANDO el izquierdo, y nos ponemos en conexión con el corazón, los médicos dicen que se produce un estado de COHERENCIA, que es un estado de sintonía o armonía interior. Si respondemos con esa actitud de presencia, paz y perdón que brotan del Amor, cuando nos conectamos con nuestro corazón, nuestros pensamientos ya no son alfa, SON PENSAMIENTOS GAMMA. Estos pensamientos son los que sentimos cuando, de pronto, sentimos una tremenda y profundísima comunión con el otro, y generalmente, cuando se abre el corazón, el síntoma más común es emocionarnos. El corazón, ese centro interior es el 4º OJO. Con los ojos de la cara vemos la materia, con el 3º OJO, la pineal, podemos ver la energía,
Con el 4º OJO, que es el corazón, abierto, podemos ver a Dios. Si, La limpieza de corazón es la COHERENCIA que es la alineación de la mente con el corazón. CUANDO LO QUE HAGO O DIGO ES LO QUE PIENSO Y LO QUE SIENTO.

Normalmente la persona que abre su corazón siente GRATITUD EN LA MENTE, GOZO EN EL CORAZÓN Y GENEROSIDAD EN LA ACCIÓN. Esa conexión conmigo, con el otro y con EL UNIVERSO, esa conexión es la que nos sana. Uno se sana o se enferma si se conecta o se desconecta.

¿Será que nuestras incoherencias son el origen de nuestras Enfermedades?

HE AQUÍ LO QUE DICE LA NEUROCARDIOLOGÍA
“El estado de coherencia es la coordinación armoniosa que nos eleva a un estado en el cuál la mente y el corazón, en forma rítmica, empiezan a actuar sobre el resto del cuerpo, y el ritmo cardíaco y las ondas cerebrales empiezan a actuar en armonía, eso produce un estado físico y psíquico de tranquilidad”

EL DR. GERD HAMER dice que todas las enfermedades se derivan siempre de 2 problemas:
“EL DESAMOR Y EL NO PODER SOLTAR COSAS A LAS QUE NOS HEMOS APEGADO.”

Read Full Post »

Disonancia Cognitiva: [Homo Servus]

Disonancia Cognitiva 01

Hay una epidemia sobre fenómeno psicológico llamado disonancia cognitiva en el mundo de hoy. Todo el mundo es susceptible de la disonancia cognitiva en un grado u otro, pero, para muchos observadores, parece ser especialmente frecuente en promedio, para el mundo occidental hoy en día.

La disonancia cognitiva se refiere al malestar psicológico o emocional sentido cuando uno se enfrenta a nueva información o de una nueva realidad que contradice las creencias profundamente arraigadas o sistemas de creencias que siempre se han tenido y se valoran como puramente ciertas. Este fenómeno psicológico aparece especialmente entre las personas que han sido víctimas de los comerciales de televisión y otros métodos de lavado de cerebro y la propaganda. También es cierto de los miembros del culto que está dirigido por un líder carismático o la pertenencia a algún otro sistema autoritario, incluyendo padres punitivos y el adoctrinamiento religioso y/o político. ( por poner un ejemplo, en el plano político, en España resulta impensable que un diputado vote en contra de una propuesta de su propio partido: disciplina de voto, lo llaman…..Otro buen ejemplo de la disonancia cognitiva y la negación son para con ciertos fundamentalistas religiosos que, mientras profesan que la Biblia es infalible, tienen que estar en la negación del hecho de que existen numerosas contradicciones e inconsistencias internas entre las enseñanzas éticas del Antiguo Testamento que a menudo justifica la violencia homicida y la ética no violenta de Jesús, que prohíbe la violencia homicida.)

Cuando hay una confrontación de creencias contradictorias y mutuamente excluyentes, la gente inteligente, de mente abierta y reflexiva suelen estar dispuestos a cambiar de opinión por reevaluar sus posturas previas, mirando con cuidado y honestidad las nuevas pruebas, volver a evaluar la credibilidad de las dos posiciones y luego tomar la decisión de aprobar o rechazar la nueva información, dependiendo de la evidencia ante ellos.

Una mente cerrada, distraída, desinformada, ignorante, demasiado ocupada, adicta o intensamente conservadora no puede, por diversas razones, tiempo, la inclinación, o la voluntad política para mirar nuevas pruebas que pudieran ir en contra de sus arraigadas creencias. Por lo tanto, pueden inconscientemente o por reflejo rechazar la nueva información, aunque la evidencia sea abrumadora y demostrable cierta.

Líderes de opinión y agentes de desinformación gustan proclamar simplistas explicaciones, superficialmente plausibles de eventos complejos, especialmente cuando los intereses corporativos o estatales están en juego. Estas entidades contratan a astutos expertos en comunicaciones que son verdaderos genios a la hora de “explicar / propaganda” todo con frases concisas así como sus “reportajes” (que en realidad son piezas de propaganda) que la mayoría de nosotros patrióticos (y con muy corto lapso de atención) queremos creer. Incluso situaciones muy complejas como las invasiones o ataques contra naciones soberanas, a menudo sólo se dan explicaciones simplistas, cuyos puntos de vista rara vez son opuestos cuando se exponen en los medios.

Operaciones de bandera falsa son, eventos de propaganda pre-planeados, inteligentes, que los gobiernos orquestan con el fin de que puedan justificar el ir a la guerra. Ejemplos de operaciones bandera falsa son el 9/11, el incendio del Reichstag de Berlín, la Operación Northwoods y el episodio del Golfo de Tonkin .Estas operaciones de bandera falsa (aceptadas como verdad por la mayoría de la gente), engañan a muchos senadores y representantes supuestamente inteligentes, así como presidentes. Por supuesto, también hay que preguntarse cuántos de nuestros llamados líderes en el otoño de 2001 se encontraban en el engaño o ya formaban parte del encubrimiento (y por lo tanto, un cómplice del crimen).

La triste verdad que reina nuestros días es que muchos ciudadanos simplemente quieren ser guiados por un líder carismático o un atractivo Primer Ministro o Presidente, porque ¿hacia dónde nos dirigimos si estos ciudadanos no son capaces de utilizar lo que ya puede ser su atrofiado pensamiento crítico? Acabaremos pidiendo ser esclavos.

Todos hemos visto la imagen de los “tres monos sabios”. Hay algo profundamente cierto acerca de la imagen de los monos sosteniendo sus manos sobre los ojos, los oídos y la boca: transmiten un mensaje preocupante, el de la obediencia a la autoridad: “no ver, ni escuchar ni hablar verdades dolorosas”, hay que ser buenos patriotas y no vulnerar la promesa de lealtad a la bandera.

Visto en: tonyfdez.blogspot.com
Re-Editado por: Evolución~Ar’t

1381622_589481984447523_290356048_n

Read Full Post »

No eres Tú, soy Yo…

ViktorFrankl_zpsbde241eaUn ensayo de: Viktor Frankl…
Neurólogo, Psiquiatra, sobreviviente del holocausto y el fundador de la disciplina; que conocemos hoy como “Logoterapia”.

¿Quién te hace sufrir? ¿Quién te rompe el corazón? ¿Quién te lastima? ¿Quién te roba la felicidad o te quita la tranquilidad? ¿Quién controla tu vida?… ¿Tus padres? ¿Tu pareja? ¿Un antiguo amor? ¿Tu suegra? ¿Tu jefe?…

Podrías armar toda una lista de sospechosos o culpables. Probablemente sea lo más fácil. De hecho sólo es cuestión de pensar un poco e ir nombrando a todas aquellas personas que no te han dado lo que te mereces, te han tratado mal o simplemente se han ido de tu vida, dejándote un profundo dolor que hasta el día de hoy no entiendes.

Pero ¿sabes? No necesitas buscar nombres. La respuesta es más sencilla de lo que parece, y es que nadie te hace sufrir, te rompe el corazón, te daña o te quita la paz. Nadie tiene la capacidad al menos que tú le permitas, le abras la puerta y le entregues el control de tu vida.

Llegar a pensar con ese nivel de conciencia puede ser un gran reto, pero no es tan complicado como parece. Se vuelve mucho más sencillo cuando comprendemos que lo que está en juego es nuestra propia felicidad. Y definitivamente el peor lugar para colocarla es en la mente del otro, en sus pensamientos, comentarios o decisiones.

Cada día estoy más convencido de que el hombre sufre no por lo que le pasa, sino por lo que interpreta. Muchas veces sufrimos por tratar de darle respuesta a preguntas que taladran nuestra mente como: ¿Por qué no me llamó? ¿No piensa buscarme? ¿Por qué no me dijo lo que yo quería escuchar? ¿Por qué hizo lo que más me molesta? ¿Por qué se me quedó viendo feo? y muchas otras que por razones de espacio voy a omitir.

No se sufre por la acción de la otra persona, sino por lo que sentimos, pensamos e interpretamos de lo que hizo, por consecuencia directa de haberle dado el control a alguien ajeno a nosotros.

Si lo quisieras ver de forma más gráfica, es como si nos estuviéramos haciendo vudú voluntariamente, clavándonos las agujas cada vez que un tercero hace o deja de hacer algo que nos incomoda. Lo más curioso e injusto del asunto es que la gran mayoría de las personas que nos “lastimaron”, siguen sus vidas como si nada hubiera pasado; algunas inclusive ni se llegan a enterar de todo el teatro que estás viviendo en tu mente.

Un claro ejemplo de la enorme dependencia que podemos llegar a tener con otra persona es cuando hace algunos años alguien me dijo:

“Necesito que Enrique me diga que me quiere aunque yo sepa que es mentira. Sólo quiero escucharlo de su boca y que me visite de vez en cuando aunque yo sé que tiene otra familia; te lo prometo que ya con eso puedo ser feliz y me conformo, pero si no lo hace… siento que me muero”.

¡Wow! Yo me quedé de a cuatro ¿Realmente ésa será la auténtica felicidad? ¿No será un martirio constante que alguien se la pase decidiendo nuestro estado de ánimo y bienestar? Querer obligar a otra persona a sentir lo que no siente… ¿no será un calvario voluntario para nosotros?

No podemos pasarnos la vida cediendo el poder a alguien más, porque terminamos dependiendo de elecciones de otros, convertidos en marionetas de sus pensamientos y acciones.

Las frases que normalmente se dicen los enamorados como: “Mi amor, me haces tan feliz”, “Sin ti me muero”, “No puedo pasar la vida sin ti”, son completamente irreales y falsas. No porque esté en contra del amor, al contrario, me considero una persona bastante apasionada y romántica, sino porque realmente ninguna otra persona (hasta donde yo tengo entendido) tiene la capacidad de entrar en tu mente, modificar tus procesos bioquímicos y hacerte feliz o hacer que tu corazón deje de latir.

Definitivamente nadie puede decidir por nosotros. Nadie puede obligarnos a sentir o a hacer algo que no queremos, tenemos que vivir en libertad. No podemos estar donde no nos necesiten ni donde no quieran nuestra compañía. No podemos entregar el control de nuestra existencia, para que otros escriban nuestra historia. Tal vez tampoco podamos controlar lo que pasa, pero sí decidir cómo reaccionar e interpretar aquello que nos sucede.

La siguiente vez que pienses que alguien te lastima, te hace sufrir o controla tu vida, recuerda: No es él, no es ella…

ERES TÚ quien lo permite y está en tus manos volver a recuperar el control.

001atomo

“Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: La última de las libertades humanas-la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino- para decidir su propio camino”.
-Viktor Frankl-

1381622_589481984447523_290356048_n

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: